Incarlopsa, compa√Ī√≠a castellanomanchega l√≠der en la producci√≥n y elaboraci√≥n de productos c√°rnicos porcinos, continua avanzando en la implementaci√≥n de su estrategia global para eliminar el desperdicio alimentario derivado de la actividad de la compa√Ī√≠a. En 2021, redujo este par√°metro un 20,8% respecto al ejercicio anterior, con lo que el volumen de desperdicio alimentario disminuy√≥ en 296,2 toneladas. En t√©rminos de impacto medioambiental, este esfuerzo se ha traducido en evitar la emisi√≥n de unas 38,5 toneladas de CO2 equivalente a la atm√≥sfera.

Son los primeros resultados obtenidos con el proyecto ‚ÄúReducci√≥n de desperdicio‚ÄĚ que ha puesto en marcha Incarlopsa, articulado y gestionado desde su Eje de sostenibilidad y con un objetivo claro: que en 2027 la compa√Ī√≠a haya reducido en un 50% la cantidad de desperdicio alimentario que genera[1].

En 2021, la ONU fijó el día 29 de septiembre como Día Internacional de la Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos. La reducción del desperdicio alimentario es un aspecto relevante que afecta negativamente tanto al control del volumen de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), que contribuyen al cambio climático, como a una gestión menos eficiente de los recursos necesarios para su producción, como el agua o la energía, entre otros.

Seg√ļn datos de Naciones Unidas, ‚ÄĚse estima que se desperdicia el 17% de la producci√≥n total mundial de alimentos‚ÄĚ. Y ‚Äúestos alimentos que se pierden o se desperdician representan el 38% del uso total de energ√≠a en el sistema alimentario mundial‚ÄĚ. De hecho, el √ļltimo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Clim√°tico (IPCC) estima que el desperdicio de alimentos caus√≥ entre un 8 y un 10% de las emisiones de los gases responsables del calentamiento global derivadas de la industria alimentaria durante el periodo 2010-2016.

M√°s de 33.000 kilos de alimentos donados a diferentes iniciativas

Para alcanzar la meta de reducir un 50% la cantidad de desperdicio alimentario, Incarlopsa ha puesto en marcha una hoja de ruta basada en su modelo de econom√≠a circular que contempla las revisiones de operativas y  procesos, se ha impulsado el mantenimiento preventivo, se han hecho estudios de mercado para detectar nuevas necesidades, seguimientos del producto pr√≥ximo a caducar, se han buscado ventas para productos destinados hasta el momento a subproducto, y se han homologado nuevos proveedores de material auxiliar, entre otras acciones.

Además, esta hoja de ruta también contempla un uso más eficiente de los recursos y la reutilización con fines productivos y sociales. Así, en 2021, Incarlopsa ha seguido impulsando la donación de alimentos para ayudar a las personas con mayores dificultades en el marco de su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), incluyendo el fin de la pobreza y hambre cero.

En total, durante el ejercicio, Incarlopsa ha donado 33.174 kilogramos de alimentos a diferentes iniciativas, tanto de manera directa (31.213 kg) como a trav√©s de la plantilla de la compa√Ī√≠a (1.961kg).

[1] En base a los datos de 2020.