√Ālvaro Aldaz, director global de Desarrollo Comercial de Porcino de Zoetis, particip√≥ el pasado 15 de octubre, junto a otros profesionales del sector, en un nuevo webinar dentro de ‚ÄúPigseminars‚ÄĚ patrocinados por Zoetis. Bajo el t√≠tulo, ¬ŅSoluciones para Eliminar el Olor Sexual? Vacunaci√≥n, Aldaz hizo un repaso de la situaci√≥n actual y problem√°tica que supone para la industria el control del olor sexual en la carne de cerdo. Valor√≥ la opci√≥n de la vacunaci√≥n como la alternativa m√°s realista a la producci√≥n de machos enteros o castrados, con o sin anestesia y analgesia, y que mejor contribuye a la sostenibilidad de la industria: por su eficiencia, respeto al medioambiente y al bienestar animal.

Aportando una visi√≥n general, Aldaz profundiz√≥ en las propuestas que ofrece la industria global actualmente ‚Äúdonde la pr√°ctica m√°s utilizada es la castraci√≥n f√≠sica de machos en los primeros d√≠as de vida. Pero esto supone hoy en d√≠a un rechazo por parte del consumidor en general y del europeo en particular, muy preocupado por el bienestar animal, por lo que se siguen haciendo grandes esfuerzos en la b√ļsqueda de alternativas viables‚ÄĚ.

Espa√Īa lidera la producci√≥n de machos enteros para diversos mercados, los cuales tienen una buena eficiencia pero que originan no pocos problemas de calidad (estudios estiman que el 15-20% presentan olor sexual). En nuestro pa√≠s los pesos a sacrificio, con la excepci√≥n del ib√©rico, cruces de ib√©rico y producci√≥n de cerdos blanco graso, son significativamente m√°s bajos que los de nuestros competidores en los mercados internacionales: EEUU, Brasil, Canad√°, Alemania, M√©xico y Chile. ‚ÄúEstos pa√≠ses -ha explicado- producen canales m√°s pesadas, con m√°s kilogramos de carne por unidad, lo que nos hace perder una gran oportunidad de exportar m√°s kilos de carne por unidad en los mercados internacionales, con China como principal importador en volumen, demandando m√°s carne‚ÄĚ.

Tras hacer una valoración de las opciones actuales para controlar el olor sexual, exponiendo detalladamente las ventajas y desventajas de la castración física tradicional o realizada con anestesia y analgesia, de la producción de machos enteros y de las alternativas genéticas y nutricionales que existen, el experto se centró en la inmunización frente al olor sexual. Improvac es un análogo sintético de la GnRF que estimula al sistema inmune del animal para la producción de anticuerpos que van a neutralizar temporalmente la producción de esta hormona hipotalámica, suprimiendo temporalmente la actividad del testículo y la producción de esteroides, lo que finalmente previene la producción de los compuestos responsables del olor sexual. De esta forma permite producir canales y carne de alta calidad con una eficiencia comparable a la de los machos enteros, pero sin las desventajas que estos conllevan. Además, la vacunación con Improvac cumple con los estándares de bienestar animal y junto a su homólogo para hembras ibéricas: Vacsincel puede emplearse para sacrificio con pesos altos en nuestro país.

Afirm√≥ que, el mercado demanda carne de cerdo de calidad, sin olor sexual, y que los consumidores y profesionales cada vez conocen y valoran mejor la vacunaci√≥n (71%, seg√ļn el √ļltimo estudio, publicado este a√Īo, realizado en 16 pa√≠ses con m√°s de 4.000 entrevistados). En el mismo estudio se valora la castraci√≥n con anestesia como la otra alternativa de elecci√≥n, pero es necesario seguir trabajando en la educaci√≥n sobre las ventajas y los importantes inconvenientes, como su elevado precio (1-4‚ā¨/cerdo), la falta de f√°rmacos anest√©sicos aprobados espec√≠ficamente para cerdos y el peligro para los usuarios en las granjas, el tiempo necesario para llevar a cabo el procedimiento, y sobre todo, que aun supone la mutilaci√≥n f√≠sica de los animales con un impacto negativo en bienestar y productividad.

‚ÄúLa vacuna -concluy√≥ Aldaz-, ofrece grandes ventajas pr√°cticas y econ√≥micas frente a la producci√≥n de machos castrados o enteros, y su uso a nivel mundial va en aumento. Adem√°s, en Espa√Īa, en concreto, mejorar√° mucho la competitividad de la industria, su sostenibilidad, y resuelve el problema de castraci√≥n de las hembras ib√©ricas. En nuestra opini√≥n, la inmunizaci√≥n frente al olor sexual supone una gran oportunidad para nuestra industria porcina‚ÄĚ.